Jubilación forzosa – Munguía y Melián Abogados

Jubilación forzosa; Otro cambio de rumbo

Jubilación forzosa – Melián AbogadosYo no sé si se está apagando el espíritu de la Unión Europea, o si está materializándose la Europa de las dos velocidades, o si va a subir aún más la gasolina… yo que sé. A estas alturas no tengo idea de nada. No quiero ser consciente de la velocidad a la que está cambiando el estado Social en el que he vivido, el que conozco. Sólo de pensarlo me vuelvo a marear… Los cambios legislativos se suceden uno detrás de otro. Europa marca muchas pautas, nosotros las cumplimos, dicen algunos que más tarde que temprano, y no siempre son bienvenidas ni bien avenidas. Uno de los últimos cambios se materializó el pasado 7 de julio de 2012 con la publicación de la Ley 3/2012, de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del Mercado Laboral. Introduce novedades respecto a su precedente Real Decreto- Ley, aunque las más centradas en mejorar y clarificar el texto legal. Entre los cambios que introduce la Ley, llama la atención la supresión de la cláusula de jubilación forzosa regulada en la disposición adicional Décima del vigente Estatuto de los Trabajadores.

Les pongo en antecedentes brevemente: Con su introducción en el Estatuto de los Trabajadores de 1980, se recogió la posibilidad de fijar en los convenios colectivos cláusulas que regularan la jubilación de los trabajadores al cumplir una determinada edad. Se han sucedido a lo largo de los años modificaciones en la regulación de esa cláusula de jubilación forzosa, afectada fundamentalmente por los cambios de orientación política y la implantación de una mayor o menor flexibilidad en el mercado laboral. El Real Decreto- Ley 2/2001 sobre las cláusulas de los convenios colectivos referidas al cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación la derogó; se introdujo nuevamente en nuestro Ordenamiento a través de la Ley 14/2005 sobre las cláusulas de los convenios colectivos referidas al cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación, incorporando el cumplimiento de dos requisitos:

  • a. Esta medida debía vincularse a objetivos coherentes con la política de empleo expresados en el convenio colectivo, tales como la mejora de la estabilidad en el empleo, la transformación de contratos temporales en indefinidos, el sostenimiento del empleo, la contratación de nuevos trabajadores o cualesquiera otros que se dirijan a favorecer la calidad del empleo.
  • b. El trabajador afectado por la extinción del contrato de trabajo debía tener cubierto el período mínimo de cotización o uno mayor si así se hubiera pactado en el convenio colectivo, y cumplir los demás requisitos exigidos por la legislación de Seguridad Social para tener derecho a la pensión de jubilación en su modalidad contributiva.

Con la reforma introducida por la Ley 27/2011 sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, se mantiene la cláusula de jubilación forzosa aunque endurece los requisitos a cumplir:

  • a) Esta medida continúa vinculándose a objetivos coherentes con la política de empleo expresados en el convenio colectivo.
  • b) El trabajador afectado por la extinción del contrato de trabajo deberá tener cubierto el período mínimo de cotización que le permita aplicar un porcentaje de un 80 por ciento a la base reguladora para el cálculo de la cuantía de la pensión, y cumplir los demás requisitos exigidos por la legislación de Seguridad Social para tener derecho a la pensión de jubilación en su modalidad contributiva.

Para algún experto en la materia, era evidente la incongruencia entre la política acometida por el Gobierno para ampliar la edad de jubilación a los 67 años -incentivando la continuidad de la vida laboral activa-, mientras se mantenía la cláusula de jubilación forzosa en los Convenios Colectivos. Por ello, abogaban por la modificación en profundidad de esta figura para garantizar la efectiva creación de empleo, incluso alguno apostaba por su supresión . Éste es el testigo que ha recogido la referida Ley 3/2012, introduciendo una nueva disposición Adicional Décima del Estatuto de los Trabajadores, que declara nulas y sin efectos las cláusulas de los convenios colectivos que posibiliten la extinción del contrato de trabajo por el cumplimiento por parte del trabajador de la edad ordinaria de jubilación fijada en la normativa de Seguridad Social , cualquiera que sea la extensión y alcance de dichas cláusulas. Esta cláusula regirá para los convenios colectivos que se suscriban a partir de la entrada en vigor de la Ley, estableciéndose en la disposición transitoria decimoquinta el régimen aplicable para los demás supuestos:

  1. Cuando la finalización de la vigencia inicial pactada de dichos convenios se produzca después de la fecha de entrada en vigor de la Ley, la aplicación se producirá a partir de la fecha de la citada finalización.
  2. Cuando la finalización de la vigencia inicial pactada de dichos convenios se hubiera producido antes de la fecha de entrada en vigor de esta ley, la aplicación se producirá a partir de esta última fecha.”

Dicho lo cuál… Se acabó el debate.

Melián Abogados - Paula Gonzlaéz




Enlaces Relacionados



The following two tabs change content below.
Socia en el despacho profesional "Melián Abogados". Especialista en el Departamento de Derecho Laboral, siendo responsable de los asuntos relativos a la Seguridad Social, Prevención de Riesgos Laborales y Conciliación de la Vida Familiar y Laboral, entre otros. Ha colaborado como ponente en diversos foros sobre conciliación de la vida familiar y laboral, como asesora en el área de recursos humanos de las Empresas y en la implantación de protocolos de actuación en materia de igualdad y prevención del acoso laboral.