Límites al Derecho de Acceso a la Información Pública. Doctora Excusatio | Melián Abogados

Supervillanos del Derecho de Acceso a la Información Pública: Doctora Excusatio

Valoración:
5 (16 votos)

Cum laude en Villanía de la Transparencia, la Doctora Excusatio que presentamos hoy como la primera de las supervillanas de nueva generación se ha ganado por derecho propio el número uno de su promoción. Versátil como una navaja suiza, hiriente como un machete y caprichosa como la ruleta con la que decide el destino de las solicitudes de acceso, ha hecho de los límites al derecho de acceso previstos en el artículo 14 de la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno (LTBG) un auténtico santuario de la opacidad, estirando hasta el absurdo los argumentos esgrimidos y destrozando, con finos cortes o a machetazos, el espíritu de la ley.

Doctora Excusatio

Repertorio de excusas

A estos límites se suman las causas de inadmisión de las solicitudes enumeradas en el artículo 18 (reelaboración, solicitud repetitiva o abusiva, solicitud de información en proceso de elaboración, relativas a información auxiliar o de apoyo, y las dirigidas a órganos que no tienen la información). Y si aún se ve con dificultades o se pide algún nombre, lo adereza con el artículo 15 (protección de datos personales), para montar una ensalada argumental que no pocas veces acaba provocando la indigestión en los tribunales y la desesperación de quienes solicitan la información.

Y es que la doctrina que llevan defendiendo años el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) y el Tribunal Supremo (TS) en sus resoluciones y sentencias aboga por una interpretación restrictiva de dichos límites (seguridad nacional, intereses comerciales, investigación de ilícitos penales, propiedad intelectual, relaciones exteriores, defensa, etc.). ¿Qué quiere decir esto? Que la norma general ante una solicitud de información es darla, y aplicar esos límites con la interpretación más literal de la ley, y no elaborando disquisiciones interesadas que acaben convirtiendo los artículos 14 y 18 en un cajón de sastre donde toda excusa cabe.

Abusadora

Como decía, el espíritu de la ley se ve seriamente afectado con la acción de la Doctora Excusatio, puesto que abusa de unas prerrogativas que son necesarias para el buen funcionamiento administrativo y la necesaria salvaguarda de las instituciones. La palabra abusar, como explicaba en mis años de Secundaria el viejo profesor de latín, a la sazón jefe de estudios, cuando se enfadaba (cierto es que legítimamente) ante las trastadas que se daban en el instituto por el “abuso” que se hacía de las instalaciones y servicios comunes, provenía de su adorada lengua clásica, siendo una palabra compuesta por dos partes: el prefijo “ab” y el monema “uso”, y cuyo significado era precisamente “ir más allá del uso”, es decir, hacer un uso inapropiado.

Límites y causas necesarias

Los límites y las causas de inadmisión contenidas en la ley son necesarias: no se puede poner en riesgo la seguridad nacional por una solicitud de información respecto a la dotación y planes de acción ante un ataque terrorista; no se pueden pedir las preguntas de un examen a un profesor; no se puede dar información relativa a la investigación en curso de un delito…

De la misma manera, en cuanto a las causas de inadmisión, la Administración no está para hacer informes a demanda para dar respuesta a solicitudes de acceso a la información (que casos se han dado y se seguirán dando de, por ejemplo, investigaciones universitarias en las que solicitan prácticamente el “trabajo de campo” para ponerle el marco teórico y tener media tesis doctoral hecha), o que un órgano tenga que dar respuesta de una información que no obra en su poder.

Herramientas reconvertidas en armas

Son cosas de sentido común que, dicho sea de paso, es el menos común de los sentidos, como la Dra. Excusatio pretende demostrar para su propio beneficio y el de sus acólitos. Porque precisamente gran parte de su fuerza, de su superpoder, reside en el abuso de las herramientas para convertirlas en armas y poner en duda lo que parece de sentido común, aplicando con indisimulado descaro la razón o combinación de razones que puedan ser suficientes en cada caso para abusar de los mecanismos de que disponen los poderes públicos y denegar la información solicitada. Destrozar a machetazos el sentido común.

La Banca siempre gana

Y a veces ni eso, ni siquiera se esfuerza en que las razones sean suficientes: ya pasarás por los tribunales si tienes fondos, fuerzas y un interés muy importante (propio o por el bien común) en que se sepa. La Dra. Excusatio juega con el principio de la ruleta: la banca, a la larga, siempre gana. Podrá perder y ha perdido varios embates en los tribunales, pero ha ganado tantos por desistimiento de la otra parte que, a la larga, en global, siempre acaba ganando. De ahí que debamos considerar como auténticas superheroínas a las personas y organizaciones que se enfrentan, hasta el final y hasta las últimas consecuencias económicas, con esta supervillana del derecho de acceso a la información pública.

Ejército Excusatio

Entre los fieles acólitos de la Dra. Excusatio encontramos un ejército. Daremos solo tres ejemplos, pero son muchos más. Y no solo del ámbito estatal, no os dejéis engañar, que en los gobiernos y entes autonómicos y locales de todo hay.

RTVE o la imaginación al poder

Para empezar, la lugarteniente de Excusatio, la corporación de Radio Televisión Española (RTVE), que ha utilizado todas las herramientas de la navaja suiza para negarse a dar la información, normalmente jugando la carta de los intereses económicos y comerciales, y con la misma normalidad, cosechando resoluciones en su contra en el CTBG y derrotas en los tribunales.

Lo que ha costado saber lo que se gasta en Eurovisión o en las Campanadas de fin de año es para hacérselo mirar. Pero que se pretenda denegar la información de lo que perciben los consejeros porque se pueden enfadar, es de traca; eso sí, de traca cum laude. La Dra. Excusatio se ha querido sacar de la manga una nueva causa de inadmisión: no molestar a los eventuales “ofendiditos”. Digno de una alumna aventajada, ha intentado superar a la maestra.

Los ministerios o la caducidad de la información

Su pertinaz insistencia en la negación, a pesar de no resultar victoriosa en lo práctico y mucho menos en su reputación, ha servido para que haya quienes le han seguido en su intento de blandir la navaja suiza, como el caso de los ministerios.

La pandemia ha puesto en el foco al Ministerio de Sanidad de diversas maneras, y una de las destacadas ha sido la composición del comité de expertos, sobre el que hemos escuchado de todo durante meses, para acabar sabiendo una relación de nombres que, pasados los meses, no tenía ya tanto interés. Hábil táctica para diluir el interés de una información concreta por su caducidad en el tiempo, pésima estrategia a largo plazo para la credibilidad del Gobierno ha debido despertar.

Presidencia del Gobierno o la seguridad del líder

Otro que tal baila es Presidencia del gobierno, que ha hecho de la seguridad nacional un sayo que combina con todos los complementos y en todas las temporadas, tanto en la vacacional como en la laboral. Si no pregunten por el uso de un avión, o por una residencia en un parque nacional.

El talón de Aquiles de la Dra. Excusatio

La Dra. Excusatio, como todo supervillano, también tiene su punto débil, su talón de Aquiles, su kriptonita, y no es otra que la contradicción. A sus acólitos, aún meros bachilleres de la villanía, les queda mucho por aprender y su bisoñez les acaba haciendo caer en argumentos contrapuestos. Esto les pasa lo mismo cuando quieren negar la información, su primigenia intención, como cuando quieren desviar la atención.

Algunas contradicciones

    • Les pasa que pueden decir cosas como que no dan información sobre un servicio porque puede afectar a sus intereses económicos y comerciales, cuando en realidad actúa en condiciones de monopolio (Cercanías en Madrid).
    • Les ocurre cuando dan acceso al código fuente de una aplicación muy de moda (Radar Covid) pero pelean como jabatos la ocultación de otra (BOSCO, la que sirve para conceder o denegar el bono social de la electricidad).
    • De igual manera cuando dicen que no se puede dar la información sobre fallecidos en residencias por afectar a sus intereses comerciales, y se dan solo los datos de las públicas o gestionadas por la Administración, mientras otra consejería del mismo gobierno, la que de verdad sabe del tema de la transparencia, le dice que hay que dar la información de todas.

Tres ejemplos de los muchos que se nos pueden ocurrir. El problema es que esta kriptonita, la contradicción, es de acción lenta, como el arsénico en pequeñas dosis, y la memoria es frágil. Pasado el tiempo, no mucho, estas pequeñas contradicciones se van olvidando, se diluyen como lágrimas en la lluvia. Por eso es tan importante que contribuyamos a mantener la memoria viva y a apoyar a todas las superheroínas que están dispuestas a todo por vencer en cada batalla a la Dra. Excusatio.

Palabra de Excusatio

Sepamos que nos dice la Supervillana DOCTORA EXCUSATIO:

“Del acceso a la información soy sacacorchos, mondadientes, cortaúñas, tijera, alicate y destornillador. Tengo para cada petición una solución: a veces inventada, otras interesada; vamos, que contesto lo que me da la gana. Siempre cortando por lo sano, que aun siendo suiza de adopción, más que navaja soy trinquete de la información. O mejor, a la vez machete y cuchillo jamonero. Para preguntas que llegan a incomodar, tengo un baúl de respuestas para regalar; todas, sin excepción, un derroche de imaginación.

También he creado una ruleta de mi invención: si la haces girar, un poco has de esperar, que la acabo de engrasar y tarda en parar. Y cuando ha terminado y la respuesta señalado, todo el mundo callado. ¿Que el resultado es absurdo? Poco me importa, que vayan al juzgado. Allí esperan mis abogados. ¿A los tuyos ya les has pagado? ¿Que son buenas vuestras intenciones? A mí no me lloren, vuestras preguntas me las paso por…las resoluciones. Como buena helvética soy neutral: ni transparencia opaca ni transparencia radical; mejor ninguna, y la ruleta… ¡a girar, a girar, a girar!”

INFOGRAFÍA DE LA SUPERVILLANA DOCTORA EXCUSATIO

Límites al derecho de acceso a la información pública. Doctora Excusatio | Melián Abogados

* Descargar la infografía en versión pdf.

Índice de la Serie Supervillanos de la Transparencia

Nueva Serie

Serie anterior

¿Te ha gustado el artículo?
* Por favor, Vota con las estrellitas que están al comienzo

Contenido Relacionado