Administración de bienes de los hijos por parte de los padres | Melián Abogados

Administración de bienes de los hijos por parte de los padres

Valoración:
4.7 (7 votos)

Uno de los deberes de los padres es administrar los bienes de sus hijos, y lo deben hacer con la misma diligencia que los suyos propios, cumpliendo las obligaciones generales de todo administrador y las especiales establecidas en la Ley Hipotecaria.

No todos los bienes serán administrados por los padres

Determinados bienes están excluidos de la administración paterna:

  1. Los adquiridos por título gratuito cuando el disponente lo hubiere ordenado de manera expresa. En este caso se cumplirá lo que éste haya dispuesto.
  2. Los adquiridos por sucesión en que uno o ambos de los que ejerzan la patria potestad hubieran sido justamente desheredados o no hubieran podido heredar por causa de indignidad, en este caso serán administrados por la persona designada por el causante y, en su defecto y sucesivamente, por el otro progenitor o por un administrador judicial especialmente nombrado.
  3. Los que el hijo mayor de dieciséis años hubiera adquirido con su trabajo o industria. Los actos de administración ordinaria serán realizados por el hijo, que necesitará el consentimiento de los padres para los que excedan de ella. 

Hijos emancipados

En determinados casos el hijo mayor de 16 años puede emanciparse, ello le habilita para regir su persona y bienes como si fuera mayor; aunque hasta que llegue a la mayor edad no podrá tomar dinero a préstamo, gravar o enajenar bienes inmuebles y establecimientos mercantiles o industriales u objetos de extraordinario valor sin consentimiento de sus padres y, a falta de ambos, sin el de su curador.

Hijos menores de edad casados

En este caso el código civil dispone que para que el casado menor de edad pueda enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles u objetos de extraordinario valor que sean comunes, basta si es mayor el otro cónyuge, el consentimiento de los dos; si también es menor, se necesitará, además, el de los padres o curadores de uno y otro.

Determinados bienes pueden ser destinados al levantamiento de las cargas familiares

El código civil español establece que pertenecen siempre al hijo no emancipado los frutos de sus bienes, así como todo lo que adquiera con su trabajo o industria. No obstante, los padres podrán destinar los del menor que viva con ambos o con uno sólo de ellos, en la parte que le corresponda, al levantamiento de las cargas familiares, y no estarán obligados a rendir cuentas de lo que hubiesen consumido en tales atenciones.

Con este fin se entregarán a los padres, en la medida adecuada, los frutos de los bienes que ellos no administren. Salvo que se trate de los frutos de los bienes adquiridos a título gratuito o por sucesión en el caso de desheredación ya mencionado más arriba, y tampoco los de aquellos donados o dejados a los hijos especialmente para su educación o carrera, pero si los padres carecieren de medios podrán pedir al Juez que se les entregue la parte que en equidad proceda.

Necesidad de solicitar autorización judicial para la realización de determinados actos de administración

Los padres no podrán renunciar a los derechos de que los hijos sean titulares ni enajenar o gravar sus bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios, salvo el derecho de suscripción preferente de acciones, sino por causas justificadas de utilidad o necesidad y previa la autorización del Juez del domicilio, con audiencia del Ministerio Fiscal.

Así mismo, los padres deberán recabar autorización judicial para repudiar la herencia o legado deferidos al hijo o las donaciones que le fuesen ofrecidas. Si el Juez denegase la autorización, se entenderá automáticamente aceptado el legado, herencia o donación. La aceptación de la herencia se entenderá hecha, en todo caso, a beneficio de inventario.

No será necesaria autorización judicial si el menor hubiese cumplido dieciséis años y consintiere en documento público, ni para la enajenación de valores mobiliarios siempre que su importe se reinvierta en bienes o valores seguros.

Procedimiento para solicitar la autorización judicial

Como hemos visto, como regla general, son los padres del menor los que administran sus bienes, un menor puede comprar bienes si está representado por sus padres. Otra cosa es que los padres deseen vender un bien del menor, para ello van a necesitar autorización judicial.

  • Para solicitar esa autorización se debe acudir a un procedimiento que viene establecido en la Ley de Jurisdicción Voluntaria.
  • Se puede iniciar el procedimiento sin necesidad de abogado ni de procurador, pero sólo cuando el valor del bien o bienes a vender no supere los 6.000 euros, si superara este valor si habrá que contratar abogado y procurador.
  • La petición deberá interponerse ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o, en su defecto, de la residencia del menor.
  • Están legitimados para promover este expediente quienes ostenten la representación legal del menor, como pueden ser los padres o el tutor.
  • Si es admitida la solicitud el secretario judicial va a citar a una comparecencia al Ministerio Fiscal, a todas las personas que exijan las leyes y, en todo caso, y al menor mayor de 12 años.
  • El juez es quién resolverá si concede o no autorización para la venta, para ello tendrá en cuenta la justificación ofrecida y valorando su conveniencia a los intereses del menor.

Lo normal es que la autorización para la venta se conceda bajo la condición de efectuarse en pública subasta, salvo que se hubiera solicitado la autorización por venta directa o por persona o entidad especializada, y el juez lo autorice. Ha de tenerse en cuenta que si se pide la venta sin necesidad de publica subasta a la petición de autorización hay que acompañar un dictamen pericial de valoración del precio del mercado del bien y especificarse las condiciones de la venta.

  • Si lo que se pretende es gravar un bien del menor, por ejemplo, constituir una hipoteca sobre el mismo, el procedimiento es el mismo, salvo la subasta.
  • El juez puede adoptar las medidas que considere necesarias paras asegurar que la cantidad obtenida por la venta o gravamen se aplique a la finalidad por la cual se ha concedido la autorización.

En caso de padres malos administradores de bienes de los hijos

Cuando la administración de los padres ponga en peligro el patrimonio del hijo, el Juez, a petición del propio hijo, del Ministerio Fiscal o de cualquier pariente del menor, podrá adoptar las providencias que estime necesarias para la seguridad y recaudo de los bienes, exigir caución o fianza para la continuación en la administración o incluso nombrar un Administrador.

Rendición de cuenta por los padres

Al término de la patria potestad, los hijos podrán exigir a los padres la rendición de cuentas de la administración que ejercieron sobre sus bienes hasta entonces.

En caso de pérdida o deterioro de los bienes por dolo o culpa grave, responderán los padres de los daños y perjuicios sufridos.

¿Te ha gustado el artículo?
* Por favor, Vota con las estrellitas que están al comienzo

Contenido Relacionado