En el verano de 2015 decidimos insertar en la fotografía de nuestra página de inicio la frase:

“Nuestra Pasión: Ayudarte a ser Feliz”

¿Es gratuita esta frase? ¿Puede realmente un abogado ayudar a ser Feliz? ¿Contribuimos nosotros a la Felicidad de nuestros clientes?

En los chistes de abogados éste no suele salir bien parado, se le pinta como el que hace trampas, trata de engañar a todos, incita a mentir, se corrompe fácilmente, quiere aprovecharse siempre de la situación, y si puede, te despluma. ¿Puede un profesional con tan mala fama ayudar a ser Feliz?

El abogado es un técnico en derecho, que como tal ayuda a otras personas a moverse por este mundo lleno de normas, las asesora y las defiende.

Ejerce una de las profesiones más difíciles, no sólo por los conocimientos y habilidades que se requieren, o porque cada día debe enfrentarse a plazos, estrés, sino porque además requiere convencer a un Juez de que su cliente es el que tiene la razón, requiere convencer a su cliente de que a veces no tiene la razón, y requiere convencerse a sí mismo de que la culpa de perder ese juicio no fue de él, sino porque un Juez creyó que una de las partes no tenía la razón.

Sí, ser abogado requiere todo eso, pero también requiere Pasión, Pasión por ayudar a otros.

Para algunos la Felicidad es disfrutar de lo que desea o de algo bueno, un abogado ayuda a reclamar y defender los derechos de esas personas, derecho a unos bienes, a ver o estar con sus hijos, al honor, a la igualdad, a la libertad.

Para otros la Felicidad es estar en Paz, a veces la misión del abogado es evitar el conflicto, ayudar a conciliar, a que las partes lleguen a un acuerdo.

Y también los hay quienes consideran que la Felicidad es hacer Felices a otros, quizás cada mañana al levantarse el abogado debe repetir, para no olvidarse, que su tarea del día es ser Feliz ayudando a ser Felices a los demás.