Aunque no lo crean tenemos posesiones que son inembargables: el ser capaces de tener fe, esperanza y unas chispas de ilusión, creer en que mejoraremos, progresaremos y se abrirán puertas para seguir adelante. Son inembargables nuestros pensamientos, nuestra fuerza interior, nuestra esencia, que existe y existirá al margen de la crisis. Así que nuestro deseo es que todos encontremos algún modo y algún momento en estos días, para dejarnos invadir, aunque sea de mentirita y por un rato, de la esperanza, de la ilusión en un mañana mejor. Les deseamos que la Navidad haga magia, nos permita soñar y sonreír, nos traiga muchas ganas de vivir.

Isabel, Segundo, Paula, Juan Carlos, Patricia, Lara, Mary