Régimen de Visitas; Cuando el Hijo no Quiere

Un tema de extraordinaria complejidad se da cuando un hijo menor de edad no quiere cumplir el régimen de visitas hacia el progenitor no custodio.  Está claro que si una sentencia dice que el progenitor custodio debe entregar al hijo al no custodio, éste puede iniciar la ejecución de la misma para obligar a su cumplimiento.

Hay que distinguir el caso del progenitor custodio que se niega a entregar al hijo, incumpliendo el régimen de visitas o, como se ha dado en algunos casos, se dedique a influir negativamente en su hijo con el fin de que no acuda a las visitas.  De lo que aquí hablamos es de cuando el hijo o hija, por los motivos que sea, no quiere acudir a esas visitas, el asunto se agrava con hijos ya mayores de 14 años, en los que habría que emplear la fuerza para obligarlos a cumplir el régimen de visitas.

Nuestro código civil establece que los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre. Pero en mi opinión esto no quiere decir que si el hijo no quiere acudir a las visitas de su padre o madre haya que utilizar a la fuerza pública para obligarlo. Al fin y al cabo, las medidas que se adoptan, entre ellas el establecimiento de un régimen de visitas, se acuerda en beneficio del menor.

¿puede obligarse al menor a cumplir el régimen usando para ello la fuerza pública? Clic para tuitear

Corresponde a la autoridad judicial  analizar si el hijo tiene alguna razón objetiva para no querer estar con el progenitor, por ejemplo, malos tratos, lo que podría llevar a la suspensión o modificación del régimen de visitas, o el menor no quiere cumplir el régimen de visitas por razones subjetivas, es decirs se lleva mal con el padre, simplemente se siente mal cuanto está con el progenitor, en estos caso el obligar al menor pudiera dar lugar a producirle daños psicológicos, por lo que es fundamental tomar las medidas adecuadas, informes psicológicos que aconsejen como debe restaurarse la comunicación entre el menor y el progenitor, si ello es posible.

¿Puede ampararse la actitud del menor en contra del régimen de visitas establecido?

Debe quedar claro que no puede ampararse los casos de aquellos menores que simplemente basan su actitud en el mero capricho, por ejemplo, uno de los progenitores es menos permisivo en cuanto a salidas con amigos, horarios, estudios, etc., las resoluciones judiciales suelen establecer que no se puede imponer la voluntad de un menor sobre las decisiones adoptadas por los progenitores en el marco de la guarda y custodia, y mucho menos sobre una decisión adoptada por una resolución judicial,  pero aun así volvemos a la misma pregunta ¿puede obligarse al menor a cumplir el régimen usando para ello la fuerza pública?

Recordemos que la vigente Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero de protección jurídica del menor, establece que todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado. En la aplicación de la presente ley y demás normas que le afecten, así como en las medidas concernientes a los menores que adopten las instituciones, públicas o privadas, los Tribunales, o los órganos legislativos, primará el interés superior de los mismos sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir.

Las resoluciones judiciales suelen establecer que no se puede imponer la voluntad de un menor… Clic para tuitear

¿Qué hacer cuando el menor no quiere cumplir con el régimen de visitas?

En primer lugar, yo animo a que los padres dejen atrás sus intereses particulares y hablen, que intenten entre ambos buscar una solución, ellos son los que conocen a su hijo, y por supuesto cuando sea necesario soliciten la ayuda de un profesional. Si esto no es posible, habrá que entrar en el campo procesal, acudir al Juez.

Opciones

Las opciones son dos:

  • Iniciar el procedimiento de ejecución de la sentencia que establece el régimen de visitas, lo cual normalmente lo llevará a cabo el progenitor no custodio que no puede ver a su hijo.
  • Iniciar un procedimiento de modificación de medidas, con el fin de suspender o adaptar las visitas. Éste es el procedimiento que permite la ley para cambiar las medidas adoptadas en cuanto a los hijos, custodia, régimen de visitas, pensión de alimentos, se puede iniciar de mutuo acuerdo, ambos progenitores han pactado un cambio, o contencioso, uno de los progenitores interpone una demanda contra el otro, es necesario abogado y procurador, en el proceso habrá que acreditar que ha habido un cambio sustancial de las circunstancias que se tuvieron en cuenta a la hora de dictar la Sentencia que se pretende modificar.

Mensajes de WhatsApp; Prueba Pericial

En un vídeo anterior hablamos de los mensajes de WhatsApp como fuente de prueba ante los tribunales, pues bien, en esta ocasión lo haremos de algunos de los aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de proponer la práctica de una prueba pericial que respalde la autenticidad y la integridad de los contenidos de un mensaje de WhatsApp que se va a utilizar como prueba ante los tribunales, ya sea en la jurisdicción penal, social, civil, contenciosa…

Una prueba pericial respalda la autenticidad y la integridad de los mensajes de WhatsApp. Clic para tuitear

Hay que tener en cuenta que la práctica de una prueba pericial exige la autorización del titular del terminal. Si el titular del terminal se negara a la práctica de la pericia, será el juez el que tenga que poner en juego la razonabilidad de admitir la práctica de la pericia en contra de la voluntad y sin esa autorización del titular, poniendo en relación la vulneración de los derechos fundamentales a la intimidad y al secreto de las comunicaciones, que chocaría en este caso con la falta de autorización.

La práctica de una prueba pericial exige la autorización del titular del terminal del WhatsApp. Clic para tuitear

Defensa de la Posesión; Acciones

Una de controversias que se suelen plantear en la vida real, con aplicación en el derecho, se da cuando una persona se ve privado de algún bien o derecho que poseía hasta ese momento. Por ejemplo, una persona que viene poseyendo un trozo de terreno, ve como su vecino que, considerando que tiene que poseer más porque así lo dicen sus escrituras, por su propia cuenta se apodera de parte del terreno de esa primera persona.

Ante esta situación, el derecho establece dos acciones que, aunque nuestra ley procesal actual los denomina juicios sumarios, algunos juristas los seguimos denominando con su antigua denominación, interdicto de recobrar la posesión, cuando ya se ha despojado realmente, e interdicto de retener la posesión cuando hay actos que hacen temer por un despojo, pero éste aún no ha tenido lugar. Y ello sin entrar a discutir quién es el propietario o tiene mejor derecho, pues estas acciones van dirigidas sólo a proteger el derecho de posesión.

En nuestro derecho no es lo mismo ser propietario que poseedor. La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa sin más limitaciones que las establecidas en las leyes; Posesión natural es la tenencia de una cosa o el disfrute de un derecho por una persona. Posesión civil es esa misma tenencia o disfrute unidos a la intención de hacer la cosa o derecho como suyos.

En nuestro derecho no es lo mismo ser propietario que poseedor. Clic para tuitear

¿Qué dice nuestra legislación sobre la posesión?

Según nuestra legislación nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad competente y por causa justificada de utilidad pública, previa, siempre, la correspondiente indemnización, para añadir seguidamente que si no procediere este requisito los Jueces y Tribunales ampararán y, en su caso, reintegrarán en la posesión al expropiado.

Código Civil

Por otro lado, nuestro código civil establece que todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión. Por lo tanto, se puede ser propietario y no poseedor, y se puede ser poseedor pero no propietario.

Aquel propietario que ilegítimamente haya sido privado de su propiedad, el derecho le brinda recursos para su defensa, por ejemplo, la acción reivindicatoria. Pero así mismo, aquel poseedor que haya sido desposeído tiene medios en nuestro derecho para exigir que se le devuelva la posesión, pues todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión, y, si fuese inquietado en ella, deberá ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que las leyes de procedimiento establecen. Para eso se establecen las acciones sumarias, los interdictos de retener y de recobrar, que he mencionado anteriormente.

Se puede ser propietario y no poseedor, y se puede ser poseedor pero no propietario. Clic para tuitear

Requisitos

Para el ejercicio de estas acciones y su bien fin, el poseedor debe acreditar una serie de requisitos:

  1. POSESIÓN DE LA COSA POR QUIEN LA RECLAMA. Se ha de acreditar la posesión o tenencia de la cosa o derecho del que se dice haber sido perturbado.
  2. ACREDITACIÓN DE LA PERTURBACIÓN O DESPOJO. Debe haber una lesión de la posesión, una alteración del estado de hecho posesorio realizada por alguien contra o sin la voluntad del poseedor, y sin estar autorizado por el ordenamiento jurídico para realizarla.
  3. ANIMUS SPOLIANDI. No existe unanimidad doctrinal sobre la necesidad de que concurra este requisito para que el despojo o perturbación en la posesión dé lugar a la protección posesoria. Solía exigirse este elemento subjetivo que establecía que el interdicto procedía cuando el que se hallaba en la posesión, o en la tenencia de una cosa, había sido perturbado en ella por actos que manifestasen la intención de inquietarle o despojarle.
  4. CADUCIDAD. Y muy importante, que la demanda se presente antes del transcurso de un año a contar desde el acto que la ocasiona, fuera de este plazo la acción estaría caducada.

Se protegen, por lo tanto, la posesión mientras el poseedor no sea vencido por quién ostente mejor derecho, ya en orden a la posesión misma, o ya por lo que respecte al derecho de propiedad.

Pero hay que tener muy presente, que el que se estime por un juez una demanda sumaria sobre posesión, no quiere decir que aquella persona que considera que él tiene mejor derecho a poseer que el actual o que es el propietario, no puedan acudir a discutir este derecho en proceso ordinario. Es decir, mediante los interdictos sólo se defiende la actual posesión, pero sin prejuzgar quién tiene mejor derecho sobre el bien poseído, lo que se puede discutir en un procedimiento de los llamados ordinarios.

Registro de Contratos de Seguros de Vida

Además del terreno afectivo, la pérdida de un familiar o amigo influye en muchos aspectos de nuestra vida, por ejemplo, en el aspecto económico y jurídico. Por ello, es importante tener claro que algunas de las contrataciones efectuadas en vida por el finado, pueden incidir de modo directo en nuestra esfera económico-patrimonial, dado que el desconocimiento de éstas por parte de los herederos o avalistas, ocasionan en muchos aspectos la subsistencia de créditos cubiertos por pólizas de seguro.

El avalista de un crédito hipotecario ¿tiene la obligación de hacerse cargo de abonar el préstamo , por el simple hecho de haber garantizado en su día, la operación hipotecaria?

A ésta y otras preguntas damos respuesta en este vídeo de hoy. En el hablamos del Registro de Contratos de Seguro de Cobertura de Fallecimiento.

El Registro de Contratos de Seguros de Vida permite conocer si el fallecido tenía contratado uno. Clic para tuitear

WhatsApp Como Fuente de Prueba

Los mensajes de WhatsApp como medio de prueba ante los tribunales se ha ido generalizando como consecuencia de su uso extendido, desplazando a las conversaciones telefónicas o incluso a la correspondencia postal. Estos contenidos son fuente de prueba documental, pericial, testifical e incluso en interrogatorio de parte, aunque es cierto que presentan ciertas vulnerabilidades, como por ejemplo, la facilidad con que puede manipularse su contenido. Es por esto último por lo que cada día existe una necesidad creciente en ahondar en su fiabilidad.

Los contenidos de WhatsApp son fuente de prueba ante los tribunales Clic para tuitear

Para que el juzgador pueda valorar el contenido de WhatsApp como fuente de prueba, ésta debe ser válida y eficaz, por consiguiente, el contenido de la comunicación de WhatsApp debe ser: Cierta, auténtica e íntegra (que no haya sido manipulada). Y esto sólo se consigue con la práctica de una prueba pericial.

De este tema tan interesante y actual tratamos en este vídeo.

Bienes Gananciales del Matrimonio y Embargo

Los bienes gananciales son consecuencia del régimen económico por defecto del matrimonio, la sociedad de gananciales, donde las ganancias o beneficios son comunes para los cónyuges, atribuidos por mitad si en algún momento llegase a disolverse la sociedad.

Así pues, una vez constituido el matrimonio se crea una comunidad de bienes entre ambos miembros de la pareja. Esta comunidad integra tanto los bienes de cada cónyuge (los privativos) como los comunes de ambos (los gananciales). Las dificultades surgen cuando existen deudas y embargos, en ese caso ¿Responden solidarios ambos miembros de la pareja o sólo tiene que responder el cónyuge deudor? A ésta y otras preguntas respondemos en este vídeo de hoy.

El régimen de la sociedad de gananciales es el régimen por defecto del matrimonio. Clic para tuitear

Llamadas Telefónicas Comerciales

En esta ocasión tratamos el asunto de las llamadas telefónicas comerciales, en muchos casos molestas, que recibimos con frecuencia a horas intempestivas: Cómo deben realizarse, según la ley, y qué derechos tiene el usuario ante las mismas.

Por ejemplo, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios establece que las llamadas telefónicas comerciales en ningún caso se efectuarán antes de las 9 horas ni después de las 21, ni festivos ni fin de semana.

El comercial que llama tiene que identificarse e informar de cómo ha obtenido los datos… Clic para tuitear

Por otra parte, esas llamadas deben realizarse desde un número de teléfono identificable, informando al inicio de la conversación la identidad del que llama y la finalidad comercial de la misma.

Como no podía ser de otra manera, también las llamadas comerciales tienen que cumplir con las obligaciones que establece la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal, dado que, por ejemplo, el número de teléfono que se utiliza para establecer la llamada entra en la categoría de “datos personales”. Así pues, quien llama, no sólo tiene que identificarse sino que también debe informar de cómo ha obtenido esos datos, por ejemplo, el número de teléfono.

Cesión de Crédito; Posición del Deudor

Un cliente nos consultó hace poco sobre una reclamación de una deuda que le estaba efectuando una entidad extranjera. Estudiando el asunto comprobamos que se trataba de un préstamo que había solicitado a un banco español, y éste lo había cedido a dicha entidad que ahora instaba a el pago. La crisis ha conllevado a que las entidades financieras hayan visto como aumentaba su cartera de impagados, y muchas veces para gestionar el flujo de caja y la cuenta de resultados, liberar capital para otras iniciativas, reducir los costes internos, etc., se desprenden de carteras de activos no estratégicos, entre ellos préstamos morosos, vendiéndolo a otras entidades, fondos o inversionistas. Durante el año de 2015, en España, la cesión de carteras de este tipo alcanzó la cifra de 15.800 millones de euros.

Los derechos adquiridos en virtud de una obligación son transmisibles con sujeción a las leyes. Clic para tuitear

Lo que se produce en esos casos en un cambio en la persona del acreedor, nuestro código civil establece que todos los derechos adquiridos en virtud de una obligación son transmisibles con sujeción a las leyes, si no se hubiese pactado lo contrario. Técnicamente estamos ante una novación modificativa de la obligación, subrogando a un tercero en los derechos del acreedor. En el caso de la cesión de un préstamo, deuda por saldo en cuenta corriente, o de tarjeta de crédito, no cambia las condiciones a la que la deuda estaba sometida, forma de pago, intereses, vencimiento anticipado, personas obligadas al pago, sólo se produce una sustitución de un acreedor por otro.

En este tipo de negocios no es necesario que intervenga el deudor, es decir se transmite el crédito tenga o no conocimiento aquél. Ahora bien, si el deudor que no tiene conocimiento de la cesión, paga al acreedor cedente queda liberado de la deuda. Por ello lo primero que debe hacer el acreedor cesionario, el nuevo acreedor, es comunicar al deudor la cesión de crédito a su favor, a partir de la fecha en que el deudor recibe la notificación sólo quedará liberado pagando al cesionario.

La venta o cesión de crédito comprende también los derechos accesorios, como fiador, hipoteca... Clic para tuitear

Hay que señalar que cuando lo que se transmita sea un crédito litigioso, el deudor tendrá derecho a extinguirlo, reembolsando al cesionario el precio que pagó, las costas que se le hubiesen ocasionado y los intereses del precio desde el día en que éste fue satisfecho. Se tendrá por litigioso un crédito desde que se conteste a la demanda relativa al mismo. El deudor podrá usar de su derecho dentro de nueve días, contados desde que el cesionario le reclame el pago.

Debe tenerse en cuenta que cuando el crédito tenga derechos accesorios, como fiador, hipoteca, etc., la venta o cesión comprende también a éstos.

Cesión de crédito: jurisprudencia

Para los que deseen referencia legislativas y jurisprudenciales, sirva como ejemplo la Sentencia del Tribunal Supremo 659/2012 (Sala 1) de 26 de octubre: “La cesión de crédito queda bajo la fórmula general del artículo 1112 del Código civil (sentencia de 12 noviembre de 1992) y es la sustitución de la persona del acreedor por otra persona, con respecto al mismo crédito. Es la modificación subjetiva por cambio de acreedor (sentencia de 22 de febrero de 1994); sustitución de la persona del acreedor, que supone un cambio de acreedor, quedando el nuevo con el mismo derecho que el anterior (sentencias de 26 de septiembre de 2002 y 25 de enero de 2008). En definitiva, como se deduce del propio Código civil, se mantiene por la doctrina y se reitera por la jurisprudencia, cambia el acreedor sin alterarse la relación jurídica, debiendo notificarse la cesión al deudor cedido, sin que sea preciso su consentimiento (artículos 1527 del Código civil y sentencia de 15 de julio de 2002 que dice que “su conocimiento de la cesión lo único que hace es variar el destinatario del pago, que en lugar del cedente será el cesionario”).

Reclamación de Deuda ante el Fallecimiento del Deudor

En una ocasión anterior ya hablamos acerca de qué ocurriría si llegado el momento de la reclamación de la deuda el deudor ha fallecido, o si instada la misma y en el curso de ésta la parte obligada al pago fallece. En esa ocasión ya decíamos que ésta es una cuestión polémica que genera dudas constantes, tanto a los profesionales del derecho como a los propios acreedores que no tienen conocimiento de las posibles alternativas a adoptar a fin de no ver frustrado el derecho de crédito que ostentan.

En todo caso la viabilidad de la reclamación de deuda está supeditada a que se pueda acreditar la solvencia. Nuestra legislación dispone que la demanda de reclamación de cantidad podrá dirigirse contra la herencia yacente del fallecido.

Nuevamente, pero esta vez de una manera audiovisual, hablamos, entre otras, de la postura de los herederos ante una herencia.

Herencia; Renuncia por parte del Heredero

La herencia comprende todos los bienes, derechos y obligaciones de una persona, que no se extinguen con su muerte. Por lo tanto, cuando un heredero acepta la herencia de forma pura y simple, esto implica que éste debe hacerse cargo de las deudas que haya dejado pendientes el difunto.

El heredero puede tener que responder con su patrimonio ante las deudas de la herencia. Clic para tuitear

Para afrontar estas deudas, no sólo lo hará con los bienes de la propia herencia, sino con su propio patrimonio, salvo que en el momento de la aceptación lo haya hecho a “beneficio de inventario”, lo que supondrá que solo responderá con los bienes de la herencia, salvaguardando así su patrimonio.

El heredero acepta la herencia con las deudas que pudiera llevar incorporadas. Clic para tuitear

En este vídeo hablamos de las circunstancias que pueden llevar un heredero a renunciar a la herencia.