Concurso de licencias de FM en Canarias; Ovejas eléctricas

Hace años quedé totalmente fascinado por el libro de Philip K. Dick «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?». De aquella obra, nació Blade Runner, de Ridley Scott. Una película de culto, cuya tupida atmósfera y trama se asemeja más y más al embrollo y la turbidez de la adjudicación del Concurso de licencias de FM en Canarias.

J.F. Sebastian, el ingeniero que desde su soledad construye robots, crea para Tyrell, inventor y dueño de la gigantesca corporación que fabrica los androides, una serie de replicantes tan perfectos que conociendo la certeza de su final se vuelven contra quien les dio vida en busca de respuestas. También el concurso de FM tiene su Tyrrell, su Sebastian, el resultado de su invento que acaba por volverse contra sus creadores y sueños imposibles en forma de proyectos radiofónicos tipo “Carta a los Reyes Magos”.

“Yo… he visto cosas que vosotros no creeríais…” decía el Androide Nexus 6, Roy Batty, interpretado magistralmente por Rutger Hauer. Igualmente, pero en sentido menos poético, esas palabras se hacen cada día más adecuadas a quienes con asombro nos acercamos a la línea convergente de las sombras, los misterios y también los despropósitos del procedimiento selectivo, vislumbrando ya con claridad la neblina surrealista y decadente que tan bien retrató Ridley Scott. Aquí, en el paralelo 28, he visto cosas que nadie creería.

Habíamos dado por bueno el que la Administración, en vez de entregar los originales de la toda la documentación aportada en formato pdf y en soporte digital CD-ROM, tal y como exigían las bases, nos hubiera entregado cuatro DVDs con todos los proyectos presentados por municipios. En aquellos DVDs se incluían las ofertas de cada uno de los licitantes. La Administración identificó a cada licitante con unos códigos que daban nombre al directorio en el que estaba la oferta de cada uno. Habíamos dado por sentado que su contenido era el que efectivamente habían presentado los licitantes. Entre otras cosas, porque la administración certificó que lo que enviaba era copia exacta del expediente administrativo original. Pero, en la misma línea de despropósitos, no fue así: se identificaron documentos en algunas de las ofertas que llevaban incorporado al nombre del archivo el código de identificación que la Administración, después de abiertos los sobres con la oferta el día 31 de Enero de 2011, le asignó a cada uno de los licitantes. Ocurre además que precisamente esos archivos, tienen una fecha de creación posterior a la de apertura de los sobres, algunos incluso con fecha de creación Julio de 2011, y que son resultado del escaneado de documentos en soporte papel a pdf.

Por si eso no fuera suficiente, todos esos archivos pertenecientes a distintos licitantes, algunos de ellos adjudicatarios de licencias, fueron impresos con el mismo software, identificado como “Xerox WorkCentre 5665”. Todo muy extraño, más aún cuando resulta que algunos de esos documentos pertenecen a licitantes que resultaron adjudicatarios ¿Qué pasó? Un misterio más, y ya van unos cuantos. Probablemente la explicación sea sencilla y no sea necesario utilizar la Voight-Kampff administrativa para saber la verdad. En el expediente administrativo el fenómeno no se explica. He leído hace poco en la última creación del Genial dibujante Aleix Saló, “Simiocracia” que:

“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez.”

Puede ser. Por si las moscas, hemos pedido los originales. ¡Los de verdad!

Licencias de FM en Canarias | Melián Abogados

Concurso de Licencias de FM en Canarias; Distribución

Hemos confeccionado un mapa de las licencias de FM en Canarias adjudicadas recientemente, que puede consultarse más abajo. En el mismo se puede ver la distribución geográfica de las licencias en todo el territorio de la Comunidad Canaria.

Si el lector desea consultar la distribución de las licencias concedidas a cada empresa, sólo tiene que seleccionar el nombre de dicha empresa en la casilla desplegable situada debajo del mapa, donde se lee “Empresa Adjudicataria“.

Finalmente, haciendo clic sobre cualquiera de los puntos rojos de distribución, aparecerá la ficha correspondiente a esa licencia, con información tal como: Localidad, Adjudicatario, Frecuencia (Mhz), Nº totales de licencias adjudicadas a esa empresa…

Listado Licencias FM Canarias | Melián Abogados

Concurso de Licencias de FM en Canarias; Y el lobo vino

 

Reparto Licencias de FM en Canarias | Melián AbogadosAunque un poco tarde y a deshora, ¡acabó viniendo el lobo!

Y lo hizo, tal y como habíamos predicho, camuflado entre capirotes de Semana Santa. Una pena sobre otra, que no se nota. Atraído por una extraña fuerza inexplicable que hace inútil cualquier intento de prudencia, al portavoz – que para eso está-, le perdieron sus palabras y ofició de adivino; y nos hizo saber su resignación ante la tormenta de recursos contenciosos que se avecina. En abril aguas mil, ya se sabe.

Contrariando a medias al corifeo del estropicio, la tormenta traerá agua, y también granizo, no sólo en loMelián Abogados contencioso se batirá el duelo, porque como hemos anticipado, hay material para ir de cabeza a la Fiscalía. Ya veremos. Mañana será otro día, quedan en el aire muchas preguntas que responder. Quién las haga y dónde, esa es la cuestión, porque quiénes han de responder ya es conocido.

 

El resultado gráfico del oprobio, en el gráfico que acompaña a esta entrada. Otra vez una imagen vale más que mil palabras. Sólo cuatro empresarios se han hecho con 95 licencias (en el caso de D. Miguel Concepción, a través de dos sociedades) algo más del sesenta y dos por ciento del total. Las migajas para el resto.

Munguía y Melián Abogados

Concurso de licencias de FM en Canarias; Que viene el lobo

Me prometí hace unas semanas olvidarme por un tiempo del concurso de licencias de FM, pero no hay manera. Como si de un desdén amoroso se tratara, cualquier cosa hace que me vuelva a la cabeza y avive su recuerdo. Y si lo del desatino del corazón no fuera suficiente, como los macarrones rellenos de bicarbonato recordados por Otis B. Driftwood en “Una Noche en la Opera”, que a la vez que dan dolor de barriga lo curan, está -para ayudar a hacer la digestión de todo este embrollo-, el portavoz del Gobierno de Canarias y a la sazón Viceconsejero de Comunicaciones, recordando cada vez que puede lo “inminente”: la resolución del concurso.

Algo que ha sido “inminente” tantas veces y desde hace tanto, deja de serlo y se convierte en “inmanente”, inherente a la esencia de todo este descalabro y se acerca al amague miedoso, o lo que en nuestro deporte vernáculo se llama pasividad en la brega. Otro desatino más, “muero porque no muero” que dijo Santa Teresa. Pareciera que el desenlace de esta comedia administrativa no llegara, y su autor principal, por lo menos el conocido, no supiera como deshacer la madeja o confiara su final a la Semana Santa, cuyas sombras -igual que el verano-, son propicias para estas penitencias.

Pudiera también suceder -como se estila ahora- que haya varios finales. Que el editor tenga dónde elegir, según cómo y cuándo. Lo cierto es que igual que en la fábula de Esopo, de tanto anunciar que viene el lobo, cuando llegue el susodicho cánido, nadie va a creer al pastor. Mientras, y en tanto el pastorcillo nos anuncia una y otra vez la buena nueva, nos hemos entretenido en devolver una vez más, -y ya van dos-, el expediente administrativo para que la Sala de lo Contencioso conmine a la Administración a enviar el expediente completo. Ahora, ya tenemos cada uno de los proyectos presentados, pero la Administración ha “olvidado” nuevamente incorporar al expediente la evaluación realizada de cada proyecto para cada uno de los criterios por la mesa de evaluación, con el detalle de las puntuaciones otorgadas a partir de las cuales se ha aplicado la fórmula que se contemplaba en las bases, y sin las cuales no se puede revisar la actuación de la mesa o comisión de valoración.

Por ejemplo, respecto de la parrilla de programación propuesta por cada licitante y que supone el 56% de la totalidad de la puntuación, es preciso conocer en qué tipo de programación de los previstos en las bases se ha incluido la duración de cada uno de los programas previsto en la parrilla de programación en cada proyecto, porque de no hacerlo así, se desconoce por completo la lógica seguida por la Administración para llegar a las tablas de resultados ponderados que reflejan las valoraciones. Según las reglas de la convocatoria, la ponderación otorgada a cada uno de los proyectos a cada licitante en cada criterio, dependía de la propia puntuación y de la obtenida por cada uno de los restantes. En esta novela a medio camino entre el género de intriga y la tragedia administrativa, visto lo visto, todo puede ocurrir, hasta que el pastorcillo imprudente acabe advirtiendo al lobo: ¡corre, que vienen las ovejas¡

Munguía y Melián Abogados

Concurso de licencias de FM en Canarias; para los incrédulos

Por sus actos los conoceréis. La fotografía que de Canarias ofrecen los criterios que la comisión de valoración del concurso de FM en Canarias aprobó, reproducen como la vida misma la triste realidad de esta Canarias en la que nos han metido: los programas de actualidad inmobiliaria puntúan más que los de innovación tecnológica; los de turismo y del motor por encima de los de ecología y medio ambiente; los programas rosa mejor valorados que los de contenido cultural y, para que no te quejes, si no te gusta lo que te echamos, “los programas que sólo son de llamadas de oyentes no se puntúan por ninguno de los criterios del pliego”; y para evitar la guasa, sin derecho al pataleo: “Los programas de chistes de oyentes no se valoran (tampoco los horóscopos, ni las llamadas para contar problemas … ).

Melián AbogadosPara aquellos que no se lo acaban de creer, ahí les va la copia en pdf de aquella parte del expediente administrativo (acta nº7) en la que la Comisión de Valoración del concurso de FM en Canarias, ya en el Contencioso, aprueba los sesudos criterios que seguiría en las valoraciones. No hay que perder de vista que ésto se aprobó dos meses después de abiertos los sobres con las ofertas. Así nos va.

Concurso de licencias de FM en Canarias; lo que esconden las palabras

Licencias de FM en Canarias | Melian AbogadosEn alguna ocasión nos hemos quejado de la extraña afición que se tiene en Canarias por perder el trasero en cuanto se oyen apellidos de muchas erres, doble uves y ampersand a la hora de contratar servicios profesionales. Por supuesto, pagando cuatro veces más, particularmente si se trata de Administraciones Públicas. A cuenta de repasar lo que por boca de nuestras autoridades ha salido sobre el dichoso concurso de FM, nos hemos topado con unas declaraciones del Viceconsejero de Comunicación del Gobierno de Canarias Leer más

Munguía y Melián Abogados

Concurso de licencias de FM en Canarias; el desfase de los proyectos

Melián AbogadosDentro de poco se cumplirá año y medio desde el momento en el que se presentaron los proyectos radiofónicos al concurso de licencias de radio FM en Canarias. Hasta el día en el que se escriben estas líneas, la casa aún está por hacer y no se ha resuelto el concurso. Obviamente, aquellas ofertas se realizaron teniendo en cuenta el horizonte temporal dentro del que había de resolverse el concurso según la previsión de la Ley Audiovisual, seis meses. El gobierno, amplió por dos veces ese plazo; en una primera ocasión por el máximo que Leer más

Munguía y Melián Abogados

Concurso de licencias de FM en Canarias; los criterios y subcriterios

En distintas ocasiones hemos dicho que la Comisión de baremación del concurso de FM en Canarias, introdujo a la “vista la casuística”, dos meses después de abiertas las ofertas y con la excusa de realizar aclaraciones a los criterios establecidos en las bases, algunas cuestiones que modificaron sustancialmente las reglas del juego y que de haber sido conocidas por los licitantes con antelación, hubieran sido suficiente para variar el contenido de sus ofertas de programación, o por lo menos las mismas hubieran estado orientadas de forma distinta.

A partir de ahí, hablar de transparencia parece una broma; chanza que habría que tomarse como tal si no luciera anudada a las nefastas consecuencias que ha tenido y tendrá, tanto para los trabajadores de aquellas empresas que vieron frustradas injustamente sus expectativas, como para los que prepararon este explosivo administrativo de efectos retardados que ha empezado a estallar en las manos de sus autores, que se han empeñado tozudamente en demostrar que los problemas se solucionan de la misma manera que cuando los creamos.

Esos criterios “vista la casuística”, igual que alfileres de costura, se ajustan al talle de sus destinatarios. Esa será la segunda parte del escándalo. Ver como el traje a algunos les queda como un guante y para otros no hay alfileres que recojan la tela sobrante. Comprobaremos que se determinó lo que debía considerarse boletín informativo no ya por su configuración peculiar o formato de programa, dice el diccionario de la RAE: “Conjunto de noticias que, a horas determinadas, transmiten la radio o la televisión” sino por su duración; superando los diez minutos, por la gracia de la comisión de valoración, dejaba de ser boletín informativo y se convertía -como la calabaza de Cenicienta-, en programa de actualidad, dejando limitada la competencia en ese criterio sólo a los licitantes cuyos boletines sí cumplían la condición de duración temporal, que la comisión, sobre la marcha se había sacado de la chistera.

Aumentaba así sobremanera la expectativa de puntuación, al ser menor en número sus competidores. Además, esa interpretación hunde en la miseria de los puntos a aquellos que ofrecían en su programación diarios informativos, muchos más exigentes tanto recursos materiales y personales, y por lo tanto, más costosos. Estos, por mor del criterio introducido eran metidos también en el saco de “la programación de actualidad”, incluidos también con los programas Rosa “de actualidad”, epíteto que añadía a su antojo la comisión de valoración al tipo de programación que interesaba encajar en las que otorgaban mayor puntuación. Son ejemplo los programas turísticos “de actualidad” y los programas rosa “de actualidad”. Así, fruto de la sesuda actuación de la comisión de valoración, los programas “canarios” de prensa rosa se valoraron más del doble que los programas culturales o educativos o de las tradiciones canarias. ¡Todo un ejemplo!

Munguía y Melián Abogados

Concurso de licencias de FM en Canarias; la transparencia

Desde que se destapó la caja de los truenos el pasado verano, la Administración canaria, a la manera de los viejos pilotos de fragatas en tormenta, se amarró bien al palo de la transparencia. Igual que se conjuran los vampiros con la imagen de un crucifijo, nuestro gobierno ha argüido la transparencia del concurso como bálsamo de fierabrás. Frente a todo aquel que ponía en solfa el extraño resultado del concurso, transparencia.

Sin ir más lejos, hace unas pocas semanas, un parlamentario preguntaba al Gobierno canario por la marcha del concurso de concesión de licencias radiofónicas de Frecuencia Modulada (FM) en las Islas. La respuesta del consejero de Economía y Hacienda: ya subido en el burro, ¡arre burro! Esas no fueron sus palabras tal cual, pero mas o menos dijo eso. Además, no perdió ocasión de agitar el ajo de la transparencia en el parlamento y espantar a los demonios.

La página que el Gobierno de Canarias creó para la ocasión en su sede digital es el triste espejo de la transparencia del proceso. Información parcial e incompleta. Ni siquiera al día de la fecha, se han “colgado” todas las resoluciones que se han dictado en el procedimiento:

  • ni las preguntas que hicieron los licitantes
  • ni las contestaciones a esas preguntas
  • ni la prórroga de la prórroga
  • ni el nombramiento de la comisión de valoración
  • ni las sustituciones de sus miembros
  • ni sus méritos para evaluar los proyectos
  • ni las valoraciones tampoco, que andan publicadas de tapadillo

Incluso el archivo de las valoraciones publicadas, sin advertirlo al menos por su nombre ha sido sustituido sucesivamente de forma “discreta”. Sin querer ser exactos, hemos contado al menos cuatro versiones distintas. Por último, parece una broma clamar por lo transparente cuando se ha negado una y otra vez a los interesados el acceso al expediente y obrar con la misma oscuridad cuando se ha remitido el expediente administrativo a la Sala de lo Contencioso ante la que se ha recurrido la denegación presunta, “obviando” gran parte de los documentos de los expedientes, entre ellos las distintas ofertas presentadas.

Y para aquellos amantes sinceros de la transparencia, está la transparencia parcial. Desde el principio algunos, sólo algunos, tenían información precisa y exclusiva; fueron capaces de “adivinar” cada paso del Gobierno con precisión asombrosa. Otros, conocían el disparatado resultado dos semanas antes de su publicación. Por Santa Cruz, corrían rumores anunciando la buena nueva. Del expediente administrativo y de su resultado es fácilmente deducible que determinada información atinente al concurso y a sus criterios fue oculta, visible sólo para alguno. Como ahora se ha confirmado, se aprobaron a espaldas de los licitantes criterios y subcriterios que modificaban sustancialmente la orientación del concurso. Entre lo invisible y lo transparente, ¡lo nunca visto!