Acción Reivindicatoria | Melián Abogados

Acción Reivindicatoria. Qué Es Y Requisitos Para Que Prospere

Dice nuestro código civil que la propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes y que el propietario tiene acción contra el tenedor y el poseedor de la cosa para reivindicarla. Lo primero que me veo obligado a explicar, pues este articulo va dirigido al lego en Derecho, es qué es eso de la acción reivindicatoria. De forma sencilla, sin liar con disquisiciones doctrinales, diremos que es el derecho que tiene una persona a acudir a un juez y obtener una sentencia.

Qué es la acción reivindicatoria

Por lo tanto, la acción reivindicatoria no es más que el derecho del propietario a acudir a los tribunales reclamando aquello que considera que es suyo, a aquel que la posee sin ser propietario, con el fin de que se la entregue. En definitiva, es una de las acciones de defensa del derecho de propiedad, hay otras, como la acción declarativa del dominio, la negatoria, la de deslinde y amojonamiento, etc., pero no vamos a entrar en ellas ahora.

La acción reivindicatoria permite acudir a los tribunales reclamando lo que es suyo Clic para tuitear

Requisitos para que prospere

Para que esta acción reivindicatoria pueda prosperar, es decir, para obtener una sentencia favorable, se requieren una serie de requisitos:

1.- Título de dominio.

Si el que la ejercita dice que es el dueño de la cosa, tendrá que acreditarlo. Es decir, tendrá que probar que ha adquirido de alguna forma esa cosa, por ejemplo, herencia, compraventa, subasta pública, usucapión1adquisición de un derecho o de una propiedad a través de su ejercicio en las condiciones y plazos previsto por la ley, etc.

2.- Que la persona a la que reclama posea, sin título alguno.

Es decir, se requiere no sólo que el demandado no sea propietario, sino que además tampoco tenga otro título que le permite estar en posesión de ese bien, por ejemplo, que sea usufructuario es decir que tenga atribuido el uso y disfrute de la cosa, otro ejemplo que sea arrendatario, mientras el contrato de arrendamiento esté en vigor no cabe esta acción reivindicatoria.

3.- Hay que identificar, sin género de duda, lo que se reclama.

Por ejemplo, si reivindicamos un vehículo, matricula y marca serán suficientes, pero si se trata de un terreno habrá que identificar con claridad los linderos, téngase en cuenta que la descripción de la finca no siempre viene de lo que consta en el Registro de la Propiedad, pues éste cede frente a la realidad extraregistral.

En una acción reivindicatoria de un terreno hay que identificar con claridad los linderos Clic para tuitear

4.- Que no haya prescrito la acción.

A veces la prescripción sirve como título de dominio para ejercitar esta acción reivindicatoria, pero también es válida como excepción, es decir, el poseedor puede alegar que si es propietario es porque la ha adquirido por el transcurso del tiempo. Así, si lo que pretendemos reclamar es un bien mueble, por ejemplo, un vehículo, la acción prescribe a los seis años de perdida la posesión, plazo que queda reducido a tres años si ha poseído con buena fe.

Pero hay que tener claro que las cosas muebles hurtadas o robadas no podrán ser prescritas por los que las hurtaron o robaron, ni por los cómplices o encubridores, al no haber prescrito el delito o falta, o su pena, y la acción para exigir la responsabilidad civil, nacida del delito o falta.

Si se trata de un inmueble el dominio y demás derechos reales se prescriben por la posesión durante diez años entre presentes y veinte entre ausentes, con buena fe y justo título. Y el plazo será de treinta años, sin necesidad de título ni de buena fe, y sin distinción entre presentes y ausentes.

Contra un título inscrito en el Registro de la Propiedad no tendrá lugar la prescripción ordinaria del dominio o derechos reales en perjuicio de tercero, sino en virtud de otro título igualmente inscrito, debiendo empezar a correr el tiempo desde la inscripción del segundo. Téngase en cuenta que la prescripción se puede interrumpir, es decir, se para de contar el plazo y se comienza de nuevo, y los motivos pueden ser que se cese en la posesión por más de un año, o posea otra persona por más un año, por citación judicial, conciliación, o por reconocimiento expreso o tácito del poseedor al dueño.

Enlaces Relacionados



The following two tabs change content below.
Socio en el despacho profesional “Melián Abogados”. Con más de 25 años de ejercicio de la profesión de abogado. Es el Director del Área de Derecho Civil, en el cual además es responsable de asuntos relativos a reclamación de impagados, arrendamientos, propiedad horizontal, divorcios y separación, así como obligaciones y contratos. Además es experto en Protección de Datos Personales. Colaborador habitual en diversos medios de comunicación en relación con su especialidad y autor de un gran número de artículos de divulgación jurídico-civil.

Notas   [ + ]

1. adquisición de un derecho o de una propiedad a través de su ejercicio en las condiciones y plazos previsto por la ley