Entradas

Acceso a la información Pública. Causas de Inadmisión. Información Auxiliar o de Apoyo. (III)

A los efectos del derecho de acceso y su ejercicio, los contenidos o documentos que conforman la información pública tienen una vida muy parecida a la de los actores y los diferentes papeles a interpretar en una obra.

Igual que los figurantes son ignorados en los títulos de crédito, la información auxiliar o de apoyo es irrelevante a los efectos del derecho de acceso a la información pública, siendo causa de inadmisión de las solicitudes que tengan por objeto obtener información auxiliar o de apoyo, como la contenida en notas, borradores, opiniones resúmenes, comunicaciones e informes internos o entre órganos o entidades administrativas. 

Lo accesorio y lo principal

En el mundo del teatro, el cine y el de la televisión, entre los actores se distinguen diferentes categorías. 

Documentos principales

El actor principal o protagonista representa al personaje más importante de un drama o de una historia. A ellos corresponde interpretar la mayor parte del texto de un guión. En un expediente administrativo, por ejemplo, la resolución final sería un documento principal o protagonista. También los informes preceptivos y vinculantes.

Documentos secundarios

Los que interpretan personajes no principales pero que son fundamentales para la trama de la obra, son los denominados actores secundarios. En un expediente administrativo, lo serían secundarios aquellos documentos que han sido tenidos en cuenta en la resolución final o que han conformado la voluntad del órgano decisor. Por ejemplo, los informes preceptivos no vinculantes (En la Ley Canaria de transparencia se precisa que nunca podrán ser considerados auxiliares o de apoyo los informes preceptivos a los efectos de que se pueda inadmitir una solicitud de acceso a la información por esta causa).

Documentos que explican la decisión tomada

El actor de reparto interpreta personajes con no más de 20 líneas de texto. Por su presencia escénica en tiempo o peso específico en el argumento de la obra no llegan a las características del papel secundario. Siguiendo el símil, en el ámbito de un expediente administrativo, aquellos documentos o contenidos que, aun no siendo determinantes para la decisión del mismo, sí ayudan a comprender y entender tal decisión, entrarían dentro de esta categoría.

Documentos relevantes para la cumplimentación y tramitación

El Actor de pequeñas partes interpreta personajes que no superan las 2 líneas de texto, y por su presencia en tiempo o peso específico no llegan a las características de papel de reparto. Estos papeles con frecuencia se utilizan para dar continuidad entre las escenas o en la narración de la trama. En nuestra comparación, serían, por ejemplo, los oficios de comunicación entre órganos, las notificaciones y sus acuses de recibo, etcétera. Son documentos o informaciones que, aunque no conforman la voluntad pública del órgano, sí tienen relevancia a la hora de la tramitación del expediente y saber si se han cumplimentado los trámites establecidos legal o reglamentariamente. Estos tampoco pueden considerarse auxiliares o de apoyo.

Información auxiliar o de apoyo

Por último, los figurantes. Son actores que aparecen normalmente de fondo de las escenas, de forma circunstancial. Su presencia ayuda al realismo de la escena, pero no son esenciales en la trama ni para su comprensión. Estos serían los documentos con información auxiliar o de apoyo a la que se refiere la Ley, y cuya petición procede inadmitir por tratarse de documentos que no son esenciales para ayudar a conformar la voluntad del órgano ni en la tramitación del expediente y tampoco ayudan a entender la decisión final en un expediente. 

Igual que ocurre con los actores, los documentos no pertenecen a la categoría de auxiliares o de apoyo porque así se denominen, sino porque así sea según naturaleza y las circunstancias del caso concreto. Para ello, será relevante examinar el motivo o la causa que justifique su petición.

Procede inadmitir los documentos no esenciales para entender la decisión final en un expediente. Clic para tuitear

Pronunciamiento de los Tribunales

En este punto ya se han pronunciado nuestros tribunales1Véase, por ejemplo, la sentencia de la Audiencia nacional de 24 de Abril de 2017. También las sentencias de 28 de Noviembre de 2016 y particularmente la de 6 de Abril de 2017 de los Juzgados Centrales de lo Contencioso Administrativo números 10 y 5 respectivamente. acertadamente —según mi parecer—, incluso, en algún caso, ampliando en los márgenes que el propio Consejo de Transparencia, en el criterio ad hoc de esta causa de inadmisión2Criterio 6/2015.

En general se ha ratificado el que las causas de inadmisión establecidas en la Ley deben ser consideradas como excepcionales, y que debe exigirse la exposición de los motivos concretos que hacen que concurran dichas causas de inadmisión en cada caso. También, que el derecho de acceso debe ser entendido de forma amplia y que sólo debe estar sujeto a limitadas excepciones.

Aquella información necesaria para la rendición de cuentas y la participación informada de los ciudadanos, nunca puede ser considerada auxiliar o de apoyo, ni irrelevante desde el punto de vista de los fines y objetivos de la transparencia.

Por último, los órganos judiciales han incidido en que necesariamente se ha de tener en cuenta el ámbito y la finalidad de la información que se solicita y la medida en que ésta sirve a la finalidad de la transparencia. Por ejemplo, mejorando o propiciando la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Es primordial la información para la rendición de cuentas y la participación de los ciudadanos. Clic para tuitear

Andar fino

En esto de lo que es accesorio y lo que no lo es, hemos de andar muy finos. Yo, por ejemplo, en Blade Runner no veo nada accesorio, auxiliar o de apoyo en el sentido de que no ayude a entender la obra. Tanto la original “Sueñan los androides con ovejas eléctricas” de Philip K Dick, como la adaptación cinematográfica de Ridley Scott.

Programa de televisión

Por cierto, siguiendo el hilo de lo audiovisual, hace un par de años hice unas notas que transformé en la biblia de un programa de televisión a cuenta de la transparencia, lo llamé “La Mirada Pública“. Aquí lo dejo colgado, como quien no quiere la cosa, por si alguna productora se atreve y echamos a andar este Lázaro. 

Notas   [ + ]

1. Véase, por ejemplo, la sentencia de la Audiencia nacional de 24 de Abril de 2017. También las sentencias de 28 de Noviembre de 2016 y particularmente la de 6 de Abril de 2017 de los Juzgados Centrales de lo Contencioso Administrativo números 10 y 5 respectivamente.
2. Criterio 6/2015

Transparencia: Acceso a la Información Pública en las Administraciones Locales

Voy a ponerme en el lugar de quienes dentro de las administraciones locales tienen encomendada la labor de poner en marcha los mecanismos y procedimientos administrativos necesarios para dar cumplimiento a la Ley de Transparencia. Intentaré alumbrarles lo necesario para su puesta en marcha desde el plano normativo. Por descontado, mis disculpas anticipadas al resto de lectores que aunque también son ciudadanos y beneficiarios en última instancia de las ventajas de la Transparencia, indudablemente la necesaria cita de normas y su reproducción resulta bastante árida, por mucho comentario irónico, anécdotas y retruécanos que utilice para suavizar su lectura.

Conforme establece la Ley de Transparencia, las Administraciones Públicas establecerán sistemas para integrar la gestión de solicitudes de información pública de los ciudadanos en el funcionamiento de su organización interna. Además el apartado tercero de dicho precepto, aplicable también a las Administraciones Locales, obliga a identificar claramente el órgano competente para conocer —es decir, para resolver— las solicitudes de acceso. Lo lógico es que este órgano sea el competente también en relación a la gestión necesaria para el cumplimiento de las obligaciones de publicidad activa de la organización.
Por lo tanto, en el ámbito de las Administraciones Públicas en general cabrá la posibilidad de atribuir la gestión de las solicitudes de información a un órgano administrativo ya existente o crearlo ex profeso. Respecto a la segunda posibilidad, el artículo 11 de la Ley 30/1992 establece:

“Corresponde a cada Administración Pública delimitar, en su propio ámbito competencial, las unidades administrativas que configuran los órganos administrativos propios de las especialidades derivadas de su organización.”

Y añade el mismo precepto citado:

“La creación de cualquier órgano administrativo exigirá el cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Determinación de su forma de integración en la Administración Pública de que se trate y su dependencia jerárquica.
  2. Delimitación de sus funciones y competencias.
  3. Dotación de los créditos necesarios para su puesta en marcha y funcionamiento.”

Por último, parece conveniente recordar que el apartado 3 del mencionado artículo establece un límite general a la creación de nuevos órganos administrativos:

“No podrán crearse nuevos órganos que supongan duplicación de otros ya existentes si al mismo tiempo no se suprime o restringe debidamente la competencia de éstos”.

Así y ya en referencia específica a las Administraciones Locales, el artículo 4 de la Ley de Bases de Régimen Local, entre otras cuestiones proclama —en todo caso—, dentro de la esfera de las competencias de los municipios, las provincias y las islas, las potestades reglamentaria y de auto-organización.
La propia Ley de Bases de Régimen Local, atribuye al Pleno municipal, entre otras, la competencia para la determinación de los niveles esenciales de la organización municipal, entendiendo por tales las grandes áreas de gobierno, los coordinadores generales, dependientes directamente de los miembros de la Junta de Gobierno Local, con funciones de coordinación de las distintas Direcciones Generales u órganos similares integradas en la misma área de gobierno, y de la gestión de los servicios comunes de éstas u otras funciones análogas y las Direcciones Generales u órganos similares que culminen la organización administrativa, sin perjuicio de las atribuciones del Alcalde para determinar el número de cada uno de tales órganos y establecer niveles complementarios inferiores; así como la competencia para la aprobación y modificación de las ordenanzas y reglamentos municipales.

Por su parte, el artículo 124 atribuye al Alcalde, sin perjuicio de las competencias anteriormente reseñadas a favor del Pleno, la de “Establecer la organización y estructura de la Administración municipal ejecutiva“.
Esta potestad puede ejercerse en los municipios de régimen común a través del Reglamento Orgánico de la Corporación cuya aprobación corresponde al Pleno de la Corporación conforme al artículo 22.2 d) de la citada Ley de Bases, o a través de un Reglamento Orgánico u Ordenanza Municipal creada ex-profeso, aunque indudablemente también mediante actos administrativos y no sólo a través de disposiciones generales pueden ejercerse las competencias de auto-organización.

Del contenido de los artículos que la Ley de Bases dedica a la Información y a la participación pública (69 y siguientes) y de la propia naturaleza del derecho que se ejercita, vinculada a la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos, entendiendo como una faceta y requisito previo e ineludible de la misma el acceso a la información pública, la aprobación del procedimiento o mecanismo a través del cual se gestionarán las solicitudes de información, deberá regularse a través de un Reglamento Orgánico, ya sea como una modificación en su caso del existente o a través de la aprobación de uno específico. Abona también esta conclusión el que el artículo 123 de la Ley de Bases atribuya la regulación de determinadas materias, entre ellas las relativas a la regulación de los órganos complementarios y de los procedimientos de participación ciudadana, la naturaleza de reglamento orgánico (cuya aprobación exige mayoría absoluta).

Una vez hemos creado el órgano encargado de la gestión, veamos cuál sería el circuito que deberían recorrer las solicitudes de información pública. En relación a la recepción de solicitudes, nótese que la Ley de Transparencia cuando describe en su artículo 17 el inicio del procedimiento para el ejercicio del derecho de acceso, establece que:

“Se iniciará con la presentación de la correspondiente solicitud, que deberá dirigirse al titular del órgano administrativo o entidad que posea la información”.

He subrayado “dirigirse”, que no “presentarse”, porque igualmente será admisible, como ocurre con el resto de procedimientos administrativos, la presentación de una solicitud de información en el registro de una administración pública, por ejemplo, en la Delegación del Gobierno, dirigida a determinado Ayuntamiento u órgano de otra administración distinta.

En orden a la recepción de las solicitudes de información y conforme establece la Ley 30/1992 en su artículo 38, en el Registro General que ha de existir en cada administración “se hará el correspondiente asiento de todo escrito o comunicación que sea presentado o que se reciba en cualquier unidad administrativa propia“. Además, el mismo precepto contempla la posibilidad de que los órganos administrativos puedan crear en las unidades administrativas correspondientes de su propia organización otros registros con el fin de facilitar la presentación de escritos y comunicaciones. Dichos registros serán auxiliares del registro general, al que comunicarán toda anotación que efectúen. En este sentido, el artículo 24 de la Ley de Bases admite la posibilidad de que para facilitar la participación ciudadana en la gestión de los asuntos locales y mejorar ésta, los municipios puedan establecer órganos territoriales de gestión desconcentrada, con la organización, funciones y competencias que cada ayuntamiento les confiera, atendiendo a las características del asentamiento de la población en el término municipal, sin perjuicio de la unidad de gobierno y gestión del municipio. En los municipios de gran población, señalados en el artículo 121 será de aplicación el régimen de gestión desconcentrada establecido en el artículo 128 de la Ley de Bases.

Asentada una solicitud de acceso a la información pública en el Registro, e independientemente de la forma de su presentación, la misma habrá de remitirse al órgano o unidad administrativa al que se le haya encomendado la función de gestionar y tramitar, en su caso, en comunicación con otros órganos, las solicitudes de acceso.
En esta web publicamos en su día el Diagrama de decisiones que se manejan en relación a dichas solicitudes conforme al contenido de la Ley de Transparencia y lo límites de dicho acceso. Te puede ser útil para describir el proceso en la toma de decisiones al respecto y ver el recorrido previsto de una solicitud a partir de su presentación. Lo tienes para su descarga en distintos formatos.

Hasta aquí hemos visto el órgano de tramitación, cómo se habilitan sus funciones y cuál es el circuito básico de funcionamiento. Veamos ahora, lo referente al órgano al que corresponde resolver la solicitud de información. En el caso de las administraciones Locales, lo procedente será hacer la designación de dicho órgano en el correspondiente Reglamento Orgánico. Podrá ser cualquier órgano, el que más operativo resulte según las características de cada municipio: el Alcalde, y por delegación de éste el titular de cualquier concejalía, o directamente el titular de determinada concejalía o área… En el caso de Canarias, como quiera que el Estatuto de Autonomía de Canarias confiere a la Comunidad Autónoma la competencia de desarrollo legislativo y ejecución en materia de régimen local, su reciente Ley 7/2015, de 1 de abril, de los municipios de Canarias (art 22.2), designa al Alcalde como órgano competente para resolver dichas solicitudes, si bien dicha competencia es delegable. Con igual posibilidad de delegación, la Ley 8/2015, de 1 de abril, de Cabildos Insulares, designa para el ejercicio de dicha competencia al Presidente del Cabildo (art. 96.3). En definitiva: independientemente del órgano que cómo se reciba la solicitud (internet, directamente en el registro, remitida por otra administración…, se deberá en primer lugar asentar en el registro y remitirse a la unidad administrativa encargada de su tramitación, correspondiendo su resolución al órgano que se haya establecido como competente para resolver dichas solicitudes.

Una vez se ha resuelto y notificado a quien procede la resolución de la solicitud de acceso a la información, éste es el esquema del régimen de impugnaciones de dichas resoluciones que en su día pusimos a tu disposición para su descarga.

Canarias, en el Limbo de la Contratación Pública y el de la Transparencia

A estas alturas, nadie discute el cambio radical que en el ámbito de la contratación pública ha supuesto la creación de los Tribunales Administrativos Especiales. No sólo porque suponen un control rápido y efectivo de la actividad contractual del sector público, sino también porque constituyen un eficaz instrumento disuasorio de las malas Leer más

La Transparencia Veraneó a Última Hora en Canarias

Cuando agosto está a punto de morir, los estertores de su última semana traen de vuelta al personal. Las ciudades empiezan a parecer Septiembre. Recuperan el repiqueteo de tazas y cucharas de café y las tertulias improvisadas de primera mañana, también inevitable runrún de coches y pronto de sus colas. En medio de la agonía estival, la Transparencia Leer más

La Transparencia y el Parlamento de Canarias

Alegre y ufano me dirigí hoy a la web del Parlamento de Canarias. Le había echado un vistazo al documento “¿Quién ocupa los 135 escaños?” referido a los parlamentarios catalanes, del que son autores Francesc Ponsa, Oriol Rua y Victor solé, editado por Finestra D´Oportunitat. Quería comprobar si con los datos que de sí mismos Leer más

La Reutilización de la Información Pública y la Transparencia

En la Ley de transparencia estatal la reutilización y su familia se menciona en pocas ocasiones. Exactamente en siete veces. La primera de ellas, en el preámbulo para hacer mención a otras normas que inciden en el acceso a la información pública. Entre ellas, la Ley 37/2007, de 16 de noviembre, sobre reutilización de la información del Leer más

La Ley de Transparencia; Parte II

A pesar de contar con La Ley de Transparencia, la brecha digital sigue siendo un problema de acceso a la información para muchos españoles, casi un 23%, por lo tanto es preciso seguir trabajando en el desarrollo de las llamadas “Autopistas de la Información”. En este vídeo, además, respondemos a:  Leer más

La Ley de Transparencia; Parte I

La Ley de Transparencia-1 | Melián AbogadosRespondemos en dos partes a éstas y otras preguntas relacionadas con la Ley de Transparencia:

* ¿Qué es el Gobierno Abierto y cuál es su objetivo?
* ¿Existe obligación legal de facilitar información al ciudadano acerca del uso del dinero público?
* ¿Cuándo será de aplicación la Ley de Transparencia para el sector autonómico y local?  Leer más

Ley Canaria de Transparencia; Las Empresas Públicas

Ley Canaria de Transparencia | Melián AbogadosEn alguna entrada anterior empezamos a desmadejar alguna cuestión que la Ley 12/2014, de 26 de diciembre, de transparencia y de acceso a la información pública de Canarias, pone sobre la mesa. Hoy toca lo relativo a las empresas públicas.

El apartado c) del artículo 2 “Ámbito de aplicación de la Ley “, determina que la Ley —entre otros sujetos—,  será de aplicación también a las sociedades mercantiles que se integran en el sector público de la Comunidad Autónoma, según la Ley de Hacienda Leer más

Radio Transparencia

Cope | Melián AbogadosHoy tocaba radio. Esta vez,  la Cope Canarias. En el programa regional “La Mañana de Cope en Canarias” con Mayer Trujillo. Mi amigo y presidente de Acreditra (Asociación Nacional para la Acreditación de la Transparencia), Francisco Delgado, como los buenos toreos, me cedió los trastos encomendándome una entrevista que desde la COPE habían solicitado a la Asociación. Y me tocó a mí, como Delegado en Canarias lidiar con la entrevista.

Confieso que la Radio tiene algo que la hace Leer más